metapoesía
ahora es
LASPOESIAS.COM

ENTRAR
*Puedes seguir visualizando el contenido deslizando la barra lateral































































































































































          
































































































































































































































































































































   
 
  Angel Luis Macia Diaz
ÁNGEL LUIS MACIA DÍAZ
(Alicante, España - 1984 - )

 
Ángel Luis Macia Díaz nació en Elda, Alicante, en 1984. Comenzó a interesarse por la lectura sobre los 12 años con los libros del pequeño vampiro. Éste tipo de lectura le llamó la atención y continúo leyendo obras del género. Desde muy temprana edad comenzó a escribir. Primero escribió la novela, La pesadilla del diablo, sin publicar, influenciado por las obras de Anne Rice. El prólogo, Abriendo los ojos, comenzó siendo una historia corta para un concurso, pero finalmente se convirtió en una novela de crónicas vampíricas. También escribió poesía, historias cortas y artículos. Publicó sus primeros artículos en revistas como Valle de Elda, Información y Alborada. Además, publicó una poesía en un libro junto a más autores noveles, llamado Entorno, de la asociación Triquiñuela de Artes y Letras. Seguidamente apareció junto a otros muchos autores, en Relatos Urbanos, de la editorial ECU de San Vicente. Hizo una recopilación de poesía e historias cortas con temática de amor, llamada Secretos del alma, que espera para ser publicada. Escribió gran parte de El enigma de los dioses, como borrador tomando como referencia autores como Tolkien y Salvatore. Y finalmente decidió publicar esta trilogía en Internet. Para reinventar la novela, se interesó por más autores del género, como Crhistopher Polini...


Recuérdame

Rozando el encanto acaricio tu pelo. Me deseas, te deseo: me amas, te amo. Una dulce sonrisa, un inmenso placer; una mirada oscura me transpasa, me asusta, me atrae. La eterna rosa roja de la pasión recorre tus labios, tu piel, tu alma. Los lazos se desatan, las camisas se desabrochan: el calor hierve la piel. Música de sonidos, de fantasías hechas realidad, de luces soñadas. Un recuerdo fugaz, capaz de renacer entre versos. La esencia del amor absorbe nuestras almas. Gemidos en la noche rebelde. Las estrellas se funden en el firmamento, los aromas en el aire y los sonidos en la música. Profundamente enamorados, atados, unidos en el latir de dos corazones locos por amar. Nuestros cuerpos son uno, nuestro deseo infinito. Una caricia, un mundo, una pasión que jamás olvidaremos. Un mar que nos envuelve en su marea, en su brisa, en su sentimiento. Un sentimiento que nos envuelve con cada pensamiento, con cada mirada al vacío. Somos música en el silencio, aromas en el aire: almas en la oscuridad. Somos algo más que materia, somos algo más que fuego en el frío: luz en la oscuridad. Somos la esencia de la vida, amor, mágia. El sol se levanta por nosotros, los pájaros vuelan nuestros corazones, el mundo se concentra en nuestros besos. Tu mirada y la mía, tu cuerpo y el mío, tu sonrisa y la mía, en el mar que es cómplice de nuestra alegría al reflejarnos. Tu luz y la mía, tu fuego y el mío, tu sueño y el mío, en el agua se puede apreciar con imágines mágicas. Recuerda que siempre estaremos en cada noche, y en cada despertar de un nuevo día. Recuerda que en el firmamento siempre habrá una estrella que iluminará nuestro reflejo, imagen armoniosa de nuestro amor. Recuerda que algún día será nuestro reflejo el que iluminará un sueño. Recuerda: los besos son suyos, la luz nuestra. El firmamento es nuestro amante. Recuerda: jamás se apagará el fuego de nuestros corazones, ni la luz de nuestra alma. Recuerda: nuestro reflejo permanecerá siempre y dará luz a una ilusión.


Magia y nada

Soy pensamientos que sobre esta hoja sello mi voluntad. Soy como un pájaro que al volar me siento libre, y al posarme descanso. Soy como el fuego que al arder consume materia y al brillar ilumina ilusiones. Soy como el agua que gotea sobre un espejo centelleante y puede rebotar aún perdiendo tamaño. Pero lo que siento que soy es magia que brota de la nada y nada se queda. Magia porque con letras enciendo pasiones. Magia porque con dolor cierro heridas. Magia porque con sentimientos abro amores. Pero también soy nada porque al igual que explosiono en luz, desaparezco en noche. Nada porque al amar y no ser correspondido muero y por dentro lo siento. Nada porque al dejar la estela de mi presencia, se destruye a su paso el rastro, y pronto ni eso quedará.


Magia quemada

Azul eran tus ojos,
pues negros ahora parecen.

Fuego que en tu piel lame el deseo
de ardiente pasión.

Claros tenían que aparecer,
pues a oscuros cambiaron
y así se quedaron.

Amor que en tu cielo vuelas,
que en tus ojos oscureces.

Mares que la noche borraron,
mirada que destrozaron.

Ojos que de tanto mirar murieron
y de tanto morir ardieron.

Ojos que de tanto soñar
lágrimas derramaron
y de tanto sufrir,
cenizas quedaron.


Volver a índice
PORTAL DE POESIA






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:
PORTAL DE POESIA
 



Las poesias
ENLAZANOS - HELP ME - S.O.S.
 
¿Te gusta lo que hacemos?
Ayúdanos pegando este logo en tu sitio
Portal de Poesia Contemporanea
Poesia Contemporanea
Recomendado