metapoesía
ahora es
LASPOESIAS.COM

ENTRAR
*Puedes seguir visualizando el contenido deslizando la barra lateral































































































































































          
































































































































































































































































































































   
 
  Leo Castillo
LEO CASTILLO
(Colombia - )


Ha publicado los siguientes libros:
 
Convite (Cuentos)
Historia de un hombrecito que vendía palabras (Fábula ilustrada)
El otro huésped (Poesía)
Al alimón Caribe (Cuentos con Ricardo Vélez Pareja)
De la acera y sus aceros (Poesía)
Novela inédita (títilo en reserva) (Novela)
A la altura de tus heridas (Poesía-en la Red)
 
 
Textos diversos, ensayos, traducciones, reseñas en Huellas (Universidad del Norte); La Plaza (Cartagena de Indias); El Universal (Cartagena de Indias); El Heraldo (Barranquilla); Diario del Caribe (Deasaparecido); Viacuarenta (Biblioteca Piloto del Caribe, Barranquilla); La Casa de Asterión (en la Red); Poetas del Mundo (ídem); MediIsla; http://imagineriabruja.blogspot.com (revista bajo su dirección); etc.


Corsario y espejo

La calle se precipita veloz
en mis entrañas.

Desfondado
de ruido y de luz
grávido quedo.

He saqueado de esta calle su noche
y la tristeza inconmensurable
que mi canto canta no lo soy
amigo, yo
yo soy tú
regurgitado abstracto y desnudo
sin la inútil artillería de tu ferocidad
horra de sentido.  
 

Ajenamente azul

Tocar a una puerta impone cómos y cuándos
astucia para amordazar tácticamente la dignidad
una puerta es una cosa rotunda y maciza
que no cede a las mondaduras en las roídas rodillas.

Tocar una puerta como salir de caza
con la pólvora mojada de nuestra fe
baba canina nuestra mirada resbalada.

Toco a tu puerta que mezquina entreabre
climatizada la delgadísima brecha de tu desconfianza
accedo
soy engullido y sin digerir
me vomitas ya fermentado.
 

¡Llueve!

                        I

¡Alborotada niña de los rizos de plata!
lluvia  pianista, cómo vienes y vences
siempre gratis y de nuevo nueva
la magia antigua de tu música
aportando a esta sola orilla de silencio
donde se crispa mi ser
y fresca me sabes a la calle  sacar.

Lluvia de los niños jubilosos
del sapo concertino, de las lombrices y de la siembra
lluvia
para tu pública disertación
disponible llevo siempre mi oreja
decididamente a la orden
para tu ocioso reclamo.

                       II

La lluvia  me lava el rostro
cuerpo abajo se lleva la sal de mi piel
y me endulza los labios.

Del olivo se desprende un sonoro revoloteo:
la evidencia verde en el pico
la paloma vuela a proclamar
que el mundo no se fugó con la lluvia.

Como aquel anciano egiptano
vengo de la lluvia con ingenuos ojos
y como él
busco  entre las nubes
el bellísimo arco de Dios.


Volver a índice
PORTAL DE POESIA





Comentarios hacia esta página:
Comentado por Hortensia Naizzara Rodríguez, 30-01-2012, 17:11 (UTC):
Gracias Leo, saber de tí me da alegría, lo mismo de tus poemas y de tus cuentos.Un abrazo, ánimo y pulso.
H. Naizzara

Comentado por Saúl Dávila C, 30-01-2012, 03:04 (UTC):
Mándenme periódicamnte noticias de poesía, gracias.



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:
PORTAL DE POESIA
 



Las poesias
ENLAZANOS - HELP ME - S.O.S.
 
¿Te gusta lo que hacemos?
Ayúdanos pegando este logo en tu sitio
Portal de Poesia Contemporanea
Poesia Contemporanea
Recomendado