metapoesía
ahora es
LASPOESIAS.COM

ENTRAR
*Puedes seguir visualizando el contenido deslizando la barra lateral































































































































































          
































































































































































































































































































































   
 
  Rogger Alzamora Quijano
ROGGER ALZAMORA QUIJANO
(Aija, Perú - 1959 - )

 

Me llamo Rogger Alzamora Quijano, nací en la Provincia de Aija, Departamento Ancash, Perú, el 16 de Marzo de 1959. Fui profesor de Lengua y Literatura y ahora soy escritor, redactor y corrector de estilo.
Escribo poesía y narrativa de ficción. Mis libros son:  "40 POEMAS Y OTROS TANTOS DESMANES" (poesía)  y "DESHONRAS INMEMORIALES" (narrativa). Vivo en Lima, Perú.

Sitio web: http://brujo-del-bar.blogspot.com
                  http://sonidoybulla.blogspot.com



POEMA 6

A LA DERROTA


Perdura el tiempo y en su razón no renuncia el olvido.
La cena última renueva su sanción y condena.
La mano que hace adiós, longeva, persiste y duele fresca.
La sonrisa, mueca rictus mohín, batalla con la lágrima y pierde.
Los dientes que conllevan mi lengua hoy muerden.
Mis pies trastabillan a tientas.
Tu cadalso contiene mi cabeza.
Tu palabra sentencia mi libertad de pensamiento.

No pienso ya.
No existo.
Ni pienso ni luego existo. No soy ni quiero ser.
Confluye tu desdén con mi recuerdo en la esquina fortuita.
Esquiva tu mirada, suplica mi espera.
Perdura el tiempo y en su lugar hay más olvido.
La luz se traga el silencio, la noche absorbe el sueño.
Las horas frescas se pudren de nostalgia.
Perdura el tiempo, renuncia el intento.


POEMA 9

A LA AUSENCIA


Como la canción azul que brotó de madrugada.
Como el lápiz que sonó a melodía.
Como la mirada que buscó sustento.

Como la canción azul que buscó el viento.

Tibias huellas que de tus pasos quedaron.
Peldaños que bebieron tus pies pequeños.

Como la melodía que escribió el lápiz en la guitarra,
como la canción azul;
el candil de brillo áspero y un estrecho caos
en la brevedad del espacio.

Como la canción azul que acabó en la madrugada
serenamente desparramadasobre la cama.

Intento inútil, despojos y abrojos;
luciérnagas, grillos, laxación y lamento;
guitarra abandono, lápiz silencio, casta cobardía.

Como la canción azul que dejó la madrugada,
pudriéndose de amor en su esencia.

Coloratura y ocho compases sin divertimento;
adagio largo coda, buscando silencio;
cantata sin aliento;
desprecio calma y minueto.

Como la canción azul que soñó la madrugada,
efímero verde ópalo luminiscente
que se tragó la melodía; el recuerdo voraz
que se atragantó de momentos, la plástica sensación del olvido;
ausencia pura de casto origen;
papel blanco, guitarra muda, lápiz ausente, voz rota.

Como la canción azul del moribundo día.


DÍA UNO

Y me elegiste para ejercitar tu poder.
No quise sortear tu embestida
y pasé a ser
el bicho elegido para tu faena.
Plaza llena hasta la bandera,
tres vibrantes tercios, trompeta aguda,
y tu espada que terminó matando
los episodios mejores de mi vida.

No fue una cuestión social ni religiosa.
Ni dialéctica ni hermenéutica.
Fue un simple asunto
de tu visión del mundo.
De cuando te da por tener algo.
Simplemente eso.

El rojo bárbaro inflama mis pupilas.
Precioso señuelo que significa mi muerte. 
Voy rascando la arena, animado por mi candor,
sin saber que es una trampa.
Ciego Solo Abismo Encrucijada.
Gotas de promesas que transpiras 
lívida como en la infancia, pero serena,
dueña de las nupcias indisolubles
que tenías guardadas para mí.

Debo acudir.
Bajo amenaza desafiar el estoque
esperando tu pronto acierto.
Morir de pie en un intento.
Negro Noche Cúspide Lamento.

Repentina y honrosa caída.

Pero
en el afán de acertar yerras.
Entonces debo luchar, me pide mi ralea.
Tambaleo Vomito
buscando mi querencia, cerca de las tablas y a tus pies.
Tú que me odias.
Y lejos de ti, incauto me arrodillo,
pero te acercas solemne, preparas descabello,
resignando tu triunfo a un premio consuelo.
Tibios aplausos remojan tu desdicha.
Mi nariz sanguinolenta resopla por última vez la arena.
Te burlas cerca del burladero de mi muerte honrosa.
Temes que regrese de la agonía.
Mientras yo, estertores de raza y abolengo,
muero
con los ojos abiertos para seguir mirándote
en tu derrota.



Volver a índice
Poesía Contemporánea







Comentarios hacia esta página:
Comentado por JANETH, 23-04-2012, 23:20 (UTC):
ME GUSTA SU POESIA...........
SU ESTILO........



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:
PORTAL DE POESIA
 



Las poesias
ENLAZANOS - HELP ME - S.O.S.
 
¿Te gusta lo que hacemos?
Ayúdanos pegando este logo en tu sitio
Portal de Poesia Contemporanea
Poesia Contemporanea
Recomendado