metapoesía
ahora es
LASPOESIAS.COM

ENTRAR
*Puedes seguir visualizando el contenido deslizando la barra lateral































































































































































          
































































































































































































































































































































   
 
  Jose Luis Gartner
JOSÉ LUIS GÄRTNER (Gärt)
(Granada, España - 1964 - )



Gärt. José Luis Gärtner -Granada en 1964- ha publicado dos novelas Los senderos del tiempo y La vida no vale nada (Finalista Premio Fray Luis de León 2007), un texto dramático, La intimidad del coleccionista (Finalista Premio Casa del Teatro de Santo Domingo 2007). Han sido estrenadas sus obras: El hambre, Los mil bolsillos secretos de mi mochila, Mefistófeles, Las Perseidas, Los días del halcón, Esquinas, El primate advenedizo y Pregunta sin respuesta. Ha participado en numerosas conferencias literarias y ha sumado un diversos relatos y poemas en publicaciones de carácter colectivo. Fue colaborador habitual de prensa, realiza crítica teatral para la revista Garnata. Participó en el Primer Festival de Artistas en Acción “Cabezabajo”. Escribe y dirige en el grupo de teatro Cabezadeperro.



RESCOLDO

Me empeño en buscar nuestro tiempo perdido entre las cosas que alguna vez te pertenecieron. Quiero inventar subterfugios para no centrifugar melancolías y me engaño jugando a rellenar tu espacio vacío con tareas inútiles. Persigo tu huella por una casa de la que nunca desaparecerán nuestros recuerdos. Me acurruco en aquel sillón donde te adormecías a media tarde, como si con ese gesto pudiera recuperar un mínimo rescoldo de tu calor. Abro los cajones del armario y contemplo unas prendas cuidadosamente dobladas, ordenadas por clases, tamaños y colores. Sí; ya lo sé, ya sé que no estás ahí dentro, entre unos tejidos que han sido lavados y perfumados con suavizante, pero al menos me queda el consuelo de acercar la nariz al satén de tu camisón o pegar la cara a la rebeca de lana roja, convencido de que aún hay algo tuyo entre las cosas que te envolvían. Trato de recobrar tu aroma en los pliegues de mi cama y arranco las sábanas para recobrarte en el colchón. Y así me duermo, abrazado a la almohada, adivinando tu costado con las yemas de los dedos, evocando el suave vaivén de tu respiración, intentando convencerme de que no te has ido del todo, y que siempre quedará algo de ti entre las cosas que aún te pertenecen.
Le diste tanto sentido a mi vida que ahora todo empieza a parecerme insignificante, vacío de contenido, como si el imperativo devenir se hubiera paralizado en un espacio intermedio entre la nostalgia y el olvido.


SI ALGUNA VEZ TE ADORMECISTE

Si alguna vez te adormeciste en el arrullo de las ninfas
y buceaste entre el vaivén de las posidonias
dejándote llevar por la caricia de las olas
como una brisa que peina los trigales
Si alguna vez conseguiste cerrar los ojos
para evocar criaturas inalcanzables
Si fuiste capaz de permitir que tu piel te sorprendiera
y elegiste sentir antes que pensar
Debes saber que a partir de ese momento
has caído en el oscuro pozo del deseo
donde tu pulso navegará con las estrellas
escondido entre unas manos equivocadamente ajenas
que añoran instantes que nunca fueron
y apelan a lo que jamás tuviste.

Si alguna vez te viste sorprendido
por un fulgor de ingenuos desvaríos;
sería recomendable que aprendieras a conocerte
envuelto una vez más en el candor de aquella primavera
en que apuraste el vaso de las horas muertas.


ESQUINAS

Si por algo me gusta la vida
es porque está plagada de esquinas:
y porque, detrás de cada esquina,
hay un ápice de aire que aún no he respirado,
hay reversos de hojas que aún no he escrito
o páginas de libros que no he leído.
Hay cuerpos que no he contemplado desnudos
o niños que no he visto crecer.

Por eso; por los pasos que no he dado,
los besos que aún no he recibido
y los sueños que no he soñado;
vivir me parece un tentador pecado.

Si por algo me gusta la vida
es por ese instante
que tanto se resiste a ser eterno.
Porque siempre habrá una nube gris
sobre mi cabeza
que oculte un azul infinito.
O tal vez, porque
cuando menos me lo espere
alguien va a decirme “amor mío”.

La vida es un inmenso escenario
                                   cuyo telón está a punto de alzarse.


Volver a índice
PORTAL DE POESIA






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:
PORTAL DE POESIA
 



Las poesias
ENLAZANOS - HELP ME - S.O.S.
 
¿Te gusta lo que hacemos?
Ayúdanos pegando este logo en tu sitio
Portal de Poesia Contemporanea
Poesia Contemporanea
Recomendado